Es una afección en la cual hay niveles altos o bajos de lípidos (colesterol y triglicéridos) en la sangre. Las causas más comunes son los factores hereditarios, una dieta inadecuada y la inactividad física.

Debido a que la dislipidemia aumenta el riesgo de desarrollar aterosclerosis (estrechamiento de las arterias), mala circulación, accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca, a menudo afecta a personas con diabetes y tiene consecuencias fatales.

Por lo tanto, es esencial que los pacientes diabéticos tomen las precauciones necesarias para evitar esta peligrosa condición. En Clínica Internacional, compartimos con usted algunas recomendaciones y medidas preventivas que puede aplicar.

Nutrición adecuada

Una nutrición adecuada es esencial para prevenir la dislipidemia. Especialmente los pacientes diabéticos, que son más propensos a desarrollar esta enfermedad, deben seguir una dieta estricta que contenga alimentos sin grasa con un índice glucémico bajo. Las comidas deben incluir granos enteros, una variedad de frutas y verduras, proteínas bajas en grasa, alimentos que contengan fibra, entre otros.

Actividad física

El ejercicio regular es una gran manera de prevenir la dislipidemia y, al mismo tiempo, combatir la obesidad y el sobrepeso. El ejercicio aumenta la sensibilidad a la insulina, ayuda a mantener el peso corporal y contribuye al metabolismo de la glucosa. Se recomienda hacer al menos 30 minutos de actividad física moderada cinco días a la semana. Esto ayuda a optimizar el contenido de azúcar y grasa. La limpieza del hogar, la jardinería o las caminatas largas también pueden ayudar a mantener su cuerpo en buena forma.

Medicamentos

Además de llevar un estilo de vida saludable, muchas personas con diabetes necesitan medicamentos especiales para ayudarles a reducir sus niveles de grasa en la sangre. Estos medicamentos reducen los niveles de glucosa y triglicéridos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here